Ministro de Cultura de Venezuela: "Los problemas de los venezolanos los tenemos que resolver los venezolanos”.

El ministro del Poder Popular para la Cultura de la República Bolivariana de Venezuela, Ernesto Villegas, fue entrevistado, este sábado 4 de mayo, en el programa Dar Vuelta la Taba que se emite por Radio Rebelde (AM 740), sobre la situación que atraviesa el país en medio de una densa situación tras el fallido Golpe de Estado del 30 de abril.

En diálogo telefónico con lxs conductores del programa, Florencia Defelipe y Mariano Zucchi, Villegas definió como un “fracaso estrepitoso” la intentona destituyente contra el presidente Nicolás Maduro, a punto tal que consideró que generó una “pequeña toma de conciencia” sobre quiénes y con qué intereses están detrás de la asonada.

“El fracaso estrepitoso del Golpe de Estado del 30 de abril ha abierto grandes posibilidades para superar las dificultades que nos han venido confrontando en el país”, señaló el funcionario chavista. “No ha hecho más que dar razones adicionales para la movilización del chavismo. Ha permitido que nos cohesionemos cada vez más”, sostuvo y destacó, en consecuencia, las reiteradas intenciones destituyentes que la Revolución Bolivariana y el pueblo venezolano han logrado sofocar.

En ese sentido, sostuvo que el fracaso de aquella jornada impactó en el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien, según su consideración, comenzó a matizar su discurso público: “Ha habido un pequeño matiz en el discurso de quien está moviendo los hilos de la situación venezolana, el señor Trump, y esos milímetros en los que se ha movido su discurso pueden significar kilómetros de distancia en el accionar práctico de la principal potencia militar y económica del planeta respecto de nuestro pequeño gran país”. “Trump ha hablado con su par de Rusia, Vladimir Putin, y en sus declaraciones posteriores ha expresado palabras en las que pueden adivinarse un pequeño halo de luz: ya no mencionó que todas las opciones estén sobre la mesa; esto es muy importante porque estaba sobre el ambiente la amenaza de una intervención militar en el país”, añadió.

En otro tramo de la conversación, el Ministro de Cultura de la República Bolivariana de Venezuela afirmó: "Los problemas de los venezolanos los tenemos que resolver los venezolanos”. “Estamos viendo un momento de fortalecimiento de la cohesión nacional alrededor de liderazgo del presidente Nicolás Maduro, del apoyo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana al orden de su comandante en jefe y del debilitamiento de la derecha local a la intervención militar que, al fin y al cabo, es lo que está detrás de su discurso”, postuló.

En ese marco, y en referencia a las diversas convocatorias de la oposición con el objetivo de destituir a Maduro y voltear la Revolución Bolivariana, afirmó que “no se debe soslayar su capacidad de convocatoria en su zona de confort”: “Han realizado movilizaciones, por cierto cada vez más exiguas, pero con capacidad de generar fotografías y videos que sirven para dar la vuelta al mundo y mostrar, digamos, una situación de movilización popular callejera. Pero no están en su mejor momento”.

Por otra parte, Villegas criticó el “doble estándar” de la agenda de los medios hegemónicos referida a Venezuela: “Hay intentos por sensibilización selectiva frente a fenómenos del mundo contemporáneo”, señaló. En ese sentido, se refirió, además, al doble discurso del presidente estadounidense, Donald Trump, respecto a la migración surgida de Venezuela, producto de la crisis económica que sus propias decisiones generan en el país latinoamericano, mientras, por otro lado, construye muros para frenar la inmigración dominicana. “Es una cosa esquizofrénica”, la definió.

En otro tramo, y ante la pregunta sobre el objetivo real de la jornada del 30 de abril, consideró que la expectativa que sembraron los cabecillas civiles era que hubiese una cadena de pronunciamientos por parte de jefes militares, desconociendo al presidente Maduro, traicionando su juramento y la Constitución”. “No hubo deserciones sensibles, tan solo un puñado de militares, varios de ellos engañados con argumentos que no eran sinceros. La toma de una base militar, que era el objetivo, terminó siendo la ocupación de un puente.

Nos despertamos con la noticia de que supuestamente se había tomado la base militar de La Carlota, pero cuando vimos las imágenes nos dimos cuenta de que no habían entrado, estaban en la autopista, frente a La Carlota”.

Además, el funcionario bolivariano desmintió la operación mediática según la cual Maduro tenía un avión encendido para irse del país, cosa que, según esa versión, fue impedida por Rusia: “Imagínense que se dijo que tenía el avión encendido en el aeropuerto en cuyas inmediaciones estaban Leopoldo López y Juan Guaidó: si hubiese sido verdad, ¿será que iban a despedirlo con un pañuelito en el mano? Es una cosa risible”.

 

La región

Al promediar la entrevista, Villegas enmarcó la situación venezolana en función de la permanente injerencia norteamericana sobre la región: “El trabajo de Inteligencia de Estados Unidos, históricamente, ha sido considerar a los militarles latinoamericanos como mercancía. Y los han trabajado, no solo a los venezolanos sino también a los brasileros, argentinos, colombianos, para ganarlos para sus intereses y para ellos hagan el trabajo, es decir, dar los Golpes de Estado que se deciden en Washington”. “Los estadounidenses están desesperados buscando militares venezolanos ofreciéndoles castillos, tratando de corromperlos y la noticia no es eso sino que los militares venezolanos no se han dejado comprar. No se consideran a sí mismos mercancía. Es el gran dato que deberían mirar en otros países los militares que no aguantan un susurro al oído de los estadounidenses”.

“Hay un proceso de derechización de gobiernos en América Latina, que nos debe llevar a la reflexión en el campo de la izquierda, en el campo del progresismo y de los movimientos populares, que es funcional a los planes de dominación del Pentágono y del Departamento de Estado”, remarcó en otro fragmento del reportaje. “Hay un florecimiento de gobiernos que son, verdaderamente, impresentables, que no solo son de derecha sino que tienen prácticas que avergüenzan a algunos factores de la propia derecha latinoamericana”, completó. En ese sentido rechazó los “niveles de sumisión” de Mauricio Macri, en Argentina, y Sebastián Piñera, en Chile: “Es una cosa penosa”, afirmó.

“En Venezuela estamos derrotando esos planes de los factores más retrógrados de la derecha continental. Y esta victoria venezolana, que se está construyendo, va a permitir que nuestros pueblos hermanos puedan deshacerse de esa situación neocolonial en la que la han colocado estos gobiernos”.

Antes de finalizar, el máximo responsable político de la Cultura venezolana se refirió al caso del asilo de López, quien estuvo, primero, en la embajada de Chile y, luego, en la de España. En ese marco, se preguntó: “Si España solicitara un salvoconducto para López, ¿a quién se lo pediría? ¿A Guaidó, que reconoce como presidente, o a Maduro, que fue electo presidente? Es una paradoja y una interesante pregunta a la luz del derecho internacional público”.

Para finalizar, rechazó la injerencia extranjera sobre Venezuela y sostuvo que hubo varios gobiernos que “se dejaron llevar por la política exterior de Estados Unidos”. “El reconocimiento anticipado de un personaje que pretende ser gobierno ha sentado un precedente muy negativo para el derecho internacional público”, en relación al autodenominado “presidente encargado”, Juan Guaidó.

“El Presidente de Paraguay, cuando anunció el reconocimiento de Guiadó, ni siquiera se sabía su nombre. Ahí están los videos, lo pueden buscar en internet. Parece que los Tres Chiflados se hayan puesto de acuerdo para protagonizar la política latinoamericana de este tiempo”.

Por último, reflexionó sobre las posibilidades de superar esta nueva crisis: “El presidente Maduro ha dicho que él está listo para dialogar con la oposición, la que no ha querido hacerlo es la oposición, pero es más una decisión del gobierno estadounidense, que no quiere negociar sino que Maduro se vaya. Cuando estén dispuestos a conversar, se terminará el problema”. “Mientras tanto, seguimos en la lucha. Seguimos construyendo una victoria que no será solamente venezolana sino también latinoamericana”, concluyó.