LAS MADRES ENTREGARON SU HISTÓRICO PAÑUELO BLANCO A GUSTAVO CIRELLI

Por Martín Piqué - @MartinPique

El periodista Gustavo Cirelli recibió este jueves el pañuelo blanco de las Madres de Plaza de Mayo en reconocimiento a su compromiso y a su trayectoria profesional. Ex director del diario Tiempo Argentino, actual director de la revista Contraeditorial e integrante del colectivo Voces Libres del Pueblo, Cirelli fue galardonado por la propia Hebe de Bonafini, titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. La distinción se concretó en el marco de una charla colectiva en la que no faltaron ni la emoción ni el humor. Al periodista también lo acompañaron el periodista y escritor Roberto Caballero; la ex diputada mexicana Mónica García de la Fuente, pareja del ex vicepresidente Amado Boudou; y el relator de fútbol y conductor de radio Víctor Hugo Morales. “En mi vida debe ser uno de los momentos más importantes. Y en mi oficio es, claramente, el más importante”, aseguró Cirelli tras levantar por el aire un pañuelo blanco bordado por Rosa De Camarotti, una de las Madres de la Asociación.

El encuentro en el anfiteatro Juana Azurduy de la entidad que encabeza Hebe arrancó pasadas las 18. En el salón principal de la sede de Hipólito Yrigoyen al 1500 se habían congregado varias Madres de Plaza de Mayo junto a las hijas y la esposa de Cirelli, miembros del colectivo de comunicadores Voces Libres del Pueblo, trabajadores del diario Tiempo Argentino y representantes de cooperativas de medios. También estaba presente el titular de la Federación de Trabajadores de la Economía Social (FETRAES), Eduardo Montes. La actividad comenzó con un primer reconocimiento a cargo del periodista uruguayo. “A Gustavo lo conocí como jefe, a través de Ricardo Gotta en la sección Deportes de Tiempo Argentino”, rememoró Morales.

Después se escucharon las palabras conmovidas de la esposa de Boudou, quien reside en el país hace apenas unos años. “Gracias a Gustavo (por Cirelli) entendí lo que significa, aquí en la Argentina, la palabra ‘compañero’. Por eso, por estar siempre, muchas gracias”, destacó García de la Fuente. “Quiero agradecerle a Hebe por la luz”, subrayó luego.  A modo de cierre, la ex legisladora mexicana pidió permiso para leer una carta que su marido había escrito para la ocasión en el mismo penal de Ezeiza.  “Fuerte y en paz, Amado Boudou”, decía el último párrafo de la correspondencia.

La saga de mensajes dedicados al homenajeado siguió con Caballero, que es su amigo personal y conduce un programa diario en el ciclo matutino de la renovada AM550 Radio Colonia. “Gustavo tiene la templanza que es necesaria para tiempos como este. Porque todo lo que sucedió en estos cuatro años se hizo con la traición y la deslealtad de muchos. Pero si no hubiese tipos que defeccionan, las personas leales como Gustavo se notarían menos. Gustavo es un resistente”, remarcó. “Pero además es un compañero del alma. Quiero decir que este honor es merecidísimo”, agregó Caballero.

Con su contundencia característica, sin eufemismos de ningún tipo, Hebe se ocupó en diferenciar a distintos tipos de periodistas. “A los hipócritas y falsos periodistas habría que cambiarles el nombre”, provocó para empezar. Luego concentró su mensaje en la reflexión sobre la creciente ola de protestas callejeras en reclamo de alimentos y aumentos de partidas para las agrupaciones sociales. Sin ocultar su intención polémica, Hebe llamó a los diputados a “legislar bien” a la hora de votar en detalle la ley de Emergencia Alimentaria. En concreto, la referente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo exigió que los fondos estatales para combatir el hambre no se instrumenten a través de organizaciones sino que sean enviados de forma directa a las familias en situación de necesidad. “Yo no quiero ver gente haciendo fila para ir a un comedor. Lo que sí quiero es ver gente haciendo cola en el supermercado para comprar su comida, la que quiera, para luego comerla en su casa, junto a su familia”, puntualizó.

Para terminar, Hebe convocó a la periodista María Sucarrat, exsecretaria de redacción de Tiempo Argentino, a quien le entregó entre aplausos un libro que editaron las Madres y una pulsera con la tradicional imagen del pañuelo.   

Fuente: Tiempo Argentino